OBSERVAMOS…
  • Que es imparable el crecimiento de este aprovechamiento, que en algunas zonas está suponiendo un verdadero revulsivo económico.
  • Que este éxito económico ha provocado, en algunas ocasiones, el afloramiento de malas prácticas por parte de algunos promotores turísticos.
  • Que esta actividad genera rechazo en parte del territorio rural porque a menudo el reclamo no es el propio territorio sino una especie animal que provoca daños y dolor en las comunidades rurales donde se asienta.
  • Que el turismo de avistamiento de lobos, al igual que el de otros carnívoros emblemáticos, genera empleo y actividad económica en determinados territorios y contribuye a mejorar la imagen de la especie.
ESTAMOS DE ACUERDO EN…
  • Que es una excelente oportunidad para que las personas de procedencia urbana se acerquen y conozcan con mayor profundidad la realidad del mundo rural y eventualmente de la ganadería extensiva y su importancia social y ambiental.
  • Que es necesaria una buena regulación del aprovechamiento turístico y la difusión de buenas prácticas que eviten los problemas que pudiera generar una masificación de uso turístico en la conservación de la especie y en la interferencia con otros usos del territorio.
Y, POR TANTO, RECOMENDAMOS…
  • Evitar contemplar al turismo como la solución económica y de futuro para los territorios. Debe verse como un complemento para la actividad principal del medio rural que debe ser el aprovechamiento primario, ya sea agrícola, ganadero o silvícola.
  • Aprovechar la demanda de turismo de avistamiento, pero evitando identificarla exclusivamente con la observación de lobos e incorporando a los paquetes turísticos el propio medio, el paisaje local, la cultura lobera y ganadera, los modos de vida tradicionales, etc.
  • Explotar este instrumento como herramienta de desarrollo rural y comunitario, de forma que las propias comunidades rurales participen en estas ofertas y que reviertan en ellas los beneficios procedentes del turismo.
  • Regular este tipo de actividad por parte de las administraciones ambientales de tal manera que se eviten abusos y malas prácticas que pongan en riesgo las poblaciones silvestres de lobo y otros usos locales del territorio.

Si quieres adherirte a título individual o colectivo a la Declaración del Grupo Campo Grande, pincha en este enlace.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *