El Grupo Campo Grande ha presentado en Madrid los resultados de casi tres años de trabajo sobre el conflicto en torno al lobo, concluyendo que este conflicto social tiene que abordarse a partir de la negociación y del respeto, en el marco de iniciativas de diálogo facilitadas o dinamizadas que acojan a todas las actrices y actores del territorio y que planteen estrategias comunes para la prevención y gestión de los daños, la conservación de la especie y la reducción de la tensión social.

La Escuela de Montes de la Universidad Politécnica de Madrid fue testigo, el pasado martes 26 de febrero de una inusual jornada, llamada ‘Estrategias de mediación social para abordar el conflicto alrededor del lobo‘. La Jornada fue en cierta medida peculiar no solamente por esta perspectiva de diálogo entre diferentes partes del debate, utilizada para abordar un tema altamente conflictivo en nuestro territorio, sino también por la metodología utilizada a lo largo de su desarrollo para exponer y debatir las propuestas y conclusiones de esta iniciativa de mediación social (IMS).

El objetivo de la jornada era exponer el trabajo del Grupo Campo Grande, un grupo de reflexión de ámbito nacional, facilitado por la Fundación Entretantos, que el pasado verano planteaba en la llamada Declaración del Grupo Campo Grande, una amplia batería de reflexiones, propuestas y acuerdos para favorecer la coexistencia del lobo ibérico con la ganadería extensiva. La riqueza de este grupo es sobre todo su composición equilibrada entre personas que habitualmente se sitúan en bandos opuestos del conflicto y que, en este contexto, han trabajado juntas, codo con codo, para ofrecer soluciones basadas en la empatía, el acuerdo y la colaboración. La composición del propio grupo está cuidadosamente distribuido entre personas con diferentes sensibilidades y antecedentes: científicas, ecologistas, ganaderas, cazadoras, técnicas, a las que se une un equipo de facilitación profesional encargado del diseño y evaluación continua del proceso, la dinamización y la labor de mediadores en los debates.

La jornada contó con la participación de Valeria Salvatori, de la Plataforma Europea de Grandes Carnívoros, encargada de aportar la visión de la Comisión Europea y su apuesta por los procesos participativos de negociación como vía para enfrentar los conflictos que surgen, en muchos países europeos, en torno a la coexistencia entre las personas y la fauna salvaje. A continuación, el grupo soriano PicoForo planteó, en un formato de teatro-foro, una situación conflictiva en torno a la figura del lobo, su incidencia en las relaciones de la gente del pueblo y las diferentes posturas que existen ante esta situación. En el teatro-foro, el público puede, tras la representación, ocupar el papel de los actores y actrices de la escena y ensayar desarrollos y finales alternativos, tratando de incidir en los personajes para conjurar el desenlace de la obra y tratar de enderezar la situación.

El resto de la jornada fue desmenuzando la metodología abordada en esta iniciativa de mediación y, a través del espacio “Diálogos en primera persona”  los integrantes del GCG y una persona del equipo facilitador, fueron agrupándose de tres en tres para ir analizando cómo se fueron construyendo los principales aspectos de la Declaración, los principales acuerdos, los puntos más conflictivos y, sobre todo, el proceso individual que cada uno de los participantes había vivido, desde sus posiciones iniciales al principio del trabajo hasta las finalmente acordadas con el resto del grupo, especialmente en los temas más complejos: el control de daños, las indemnizaciones, el apoyo a los ganaderos y ganaderas, las estimaciones de población, el uso de los datos científicos etc

En definitiva, una jornada completa y dinámica en la que se ha avanzado en una dirección que muy pocas veces se ha ensayado en el ámbito de los conflictos vinculados a la gestión del medio ambiente y los recursos naturales: la participación en igualdad de condiciones y desde una perspectiva de respeto, empatía y diálogo de todas las personas afectadas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *